Lunes, 25 de enero de 2010
Casi unas Memorias.

El niño intermedio

Prólogo

 Siempre he oído que en una familia de varios, el que le toca nacer en medio de otros dos hermanos se considera un desgraciado. Unas veces, porque ni siquiera es deseado, y otras porque las atenciones que se tuvo con el primogénito ya no se pueden extender a los siguientes y cuando llega el tercero, y sobre todo si es después de unos cuantos años, todos, incluso el hermano mayor, se vuelcan con el pequeño y al de en medio “ni caso”

 La verdad es que yo siendo un niño de la posguerra mundial, la cual creo que fue aún peor que la posguerra civil en España, por lo del bloqueo mundial al Régimen de Franco, al que se consideraba colaborador de los “atroces” crímenes nazis en la Europa tan distante entonces para nosotros, nunca me sentí maltratado, y hasta puedo decir que tuve una infancia feliz. Esta biografía que pongo ante su vista la escribo para que, sobre todo mis hijos, si se dignan leerla alguna vez, conozcan como les he querido desde antes de que mi mujer les pariera.

  No relataré por razones evidentes todo lo que recuerdo de mi vida, pero si intentaré, escudriñando en mi cabeza, todo lo que pueda relatar los hechos más importantes acaecidos hasta que no pueda escribirlos.

 Nunca tuve un diario ni cosa por el estilo. Porque fui un tanto desordenado y porque me gustaba siempre disfrutar de los acontecimientos del día sin mayor importancia. Esto hará que algunos hechos a lo mejor no se ajustan de forma cronológica exacta a como sucedieron y lo peor de todo es que mis padres murieron hace años y ya no puedo preguntarles nada de las travesuras que me tuvieron que corregir y posiblemente de algunos buenos ratos que sin duda también les di.

 

 Hasta que tenía cuatro años relataré únicamente lo que recuerdo me contaron mis padres cuando vivían de esos primeros tiernos añitos. Luego ya recuerdo algunas cosas, varias de ellas vistas desde la lejanía del tiempo seguramente distorsionadas como corresponde a la memoria del adulto.

 No sé los capítulos que tendrá ni las hojas que rellenaré. Pero trataré de ordenar mis ideas de forma cronológica.

 Iré revisando este prólogo para adecuarlo a las ideas generales que vayan surgiendo.

 

 


Publicado por Lanzas @ 19:01  | Familia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios