Martes, 11 de noviembre de 2008

Estoy sentado en un banco del parque que hay junto a mi casa. Hace unos días que no me afeito y apenas como. Todo me sienta mal y mi mujer, para variar, no me hace ningún caso, ni en la cama, ni fuera de ella. Estoy pensando como ha podido ocurrir una crisis tan fuerte como la que padecemos cuando hace sólo unos meses los del Gobierno nos decían que eran elucubraciones de los candidatos de la derecha, que no tenían argumentos para desbancarles de las instituciones estatales.

Hace dos semanas, el comercio de la esquina cerró porque no vendía nada de nada. Ya no podían, según me explicó Antonio, el propietario, seguir comprando mercancías a crédito, que luego no se vendían. Dos vecinos han sido desahuciados porque no podían pagar el alquiler y una prima mía ha retirado a sus hijos del colegio de pago, porque no puede pagar, ya que su marido ha sido despedido de la empresa en que trabajaba. Acaba de cerrar la planta de montaje de automóviles que había en el polígono industrial y hay carteles de “se vende” en multitud de pisos a punto de ser embargados por los bancos. Por un café en el bar de la esquina me han cobrado 1.30 € y por dos barras de pan 1.50 €.Es la ruina total.

Mientras vi en la televisión las proclamas triunfalistas de una clase política atiborrada de privilegios, que esconden a sus opacos ojos la crisis que nos atenaza.
Sigo sentado, esperando que la noche cubra con su manto tanto lamento.


Publicado por Lanzas @ 19:33  | Dramas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios