S?bado, 30 de junio de 2007
MI HUMILDE HOMENAJE


martes, 26 de junio de 2007

Imagen


Desde los cúmulos de algodón en el lejano azul, entre ellos, canto al viento para que los de allí abajo, en la inmensa explanada, puedan vencer su desaliento ante los féretros de sus hijos, de sus novios, de sus nietos… ¡Eran tan jóvenes, mi Dios!
Canto al mar para que, los que amaron y esperaron a los que se fueron un no lejano día a un país extraño, a colaborar en su pacificación, puedan con el tiempo olvidar. ¡No, no, no! ¡Olvidar jamás! ¡Sólo perdonar!

Las pocas aves, bajo los hilos de ardiente oro, observan a todos los de allí abajo: los príncipes, el presidente, los compañeros, los padres… ¡Ay, los padres! ¡Cómo os compadezco! Vuestras lágrimas las hago mías; conozco ese dolor tan agudo por la pérdida de un hijo.

¡Qué hermosa juventud tenemos! Y oigo hablar tanto de que se ha perdido. ¡Nada! ¡No se ha perdido nada! Siempre habrá maravillosos jóvenes capaces de marchar lejos de sus hogares para tratar de hacer un bien por los demás. Y, si es preciso, dar su vida; aunque en este caso haya sido a traición. ¡El terror siempre ataca a traición!

El Papa Juan Pablo dijo: "Vosotros, que bajáis muchas veces del cielo, un día volveréis a él".
¡Ya estáis en él!

Los pájaros ante tanto dolor levantan el vuelo hacia lejanos lugares; y el sonido de la marcha fúnebre de Beethoven rasga el aire, lastimado del mediodía, acompañando a los caballeros paracaidistas.


Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, mi vida no habrá sido en vano
( Martin Luther King)


Publicado por mariangeles512 @ 16:26  | Dramas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios