Lunes, 07 de agosto de 2006
¿GUERRAS DE RELIGIONES?

Imagen


Los hombres nacen en aparente libertad de aceptar o no la sociedad dónde viven y o bien amoldarse a ella o combatirla.
Desde los tiempos más remotos esto ha sido así. Los que ya estaban en el lugar habían impuesto sus leyes y los que llegaban se iban amoldando a ellas y a veces intentaban modificarlas.
De pronto, la capacidad de adentrarse en los territorios de los vecinos convirtió a la Tierra en lugar de disputa. Unos querían adueñarse de los territorios de los otros, otros esclavizar a los que vencían en el empeño anterior y otros a intentar modificar desde dentro las situaciones encontradas. Esto es así desde que sabemos que existe HISTORIA. Es decir, desde que o contada o escrita llegan narraciones de lo que hacen los hombres. Entrando en la HISTORIA más conocida, aunque tenga una referencia religiosa como es la ERA CRISTIANA, desde el año 1 hasta el año 2006 vigente, tenemos que decir:
Durante más de diecinueve siglos los hombres vivieron sin partidos políticos. Las sociedades adoptando las estructuras de la Monarquía, la Dictadura o la Democracia de los notables, fueron manteniendo un mundo injusto en gran medida, pero la cosa no ha mejorado en el siglo XX, ni tiene visos de hacerlo en el XXI. Es decir, no porque existan los partidos políticos mejoró la sensación de justicia, pero si consiguieron el que todos los ciudadanos, en los lugares, donde son permitidos, no en los países islámicos, por cierto, ni en los vestigios de dictaduras comunistas, puedan expresar de forma limitada lo que piensan. En los otros apenas nada.
Durante todo el tiempo vigente de esta Historia, se ha hablado de guerras religiosas, de guerras económicas y de guerras por la independencia de unos pueblos por otros. NO SÓLO DE GUERRAS RELIGIOSAS. Pero los hombres, parece que son fáciles de fanatizar de forma al menos para algunas élites y esto lo aprovechan los líderes religiosos sometidos a los poderes económicos o de tipo colonialista para mantener más poder sobre los ciudadanos.
El cristianismo es el único grupo de religiones que ha supuesto siempre liberación. No en vano Cristo vino a revolucionar el Imperio Romano, con aquello de que todos somos iguales ante Dios, pero “un rico es muy difícil que entre en el reino de los Cielos”. Hasta a las mujeres liberó. El que en estos veinte siglos largos de existencia se hayan dado altibajos en el tema es achacable a los hombres, no a la Doctrina. Hoy sigue siendo liberación, no sumisión. Pero las religiones que le consideran el enemigo a batir: Judaísmo e Islamismo siguen en auge. Y hay otra religión aún más fuerte que todas, que es el Materialismo, en principio propugnado por el marxismo-leninismo, para intentar liberar de las ataduras del capitalismo al obrero, y que libró y sigue librando grandes batallas contra los que dentro de los pueblos de los que se adueñan se perfilaban como sus enemigos, La URSS y sus naciones satélites cayeron, porque el hombre quiere libertad, no quiere ser un número en la lista. Persiste China, Cuba y algunos países orientales más. Pero de nuevo hicieron una mala jugada al obrero los marxistas: Se ha adueñado el capitalismo del materialismo, y lo expende como propio. Adormece a jóvenes y mayores con drogas, sexo, alcohol y con muchos bienes materiales y mientras unas élites islamistas se van reproduciendo en los países, donde todo eso está prohibido, para vengarse de Occidente.
¿Qué harán o que hacen los occidentales ante esto? Su debilidad moral es muy baja y mientras aquellos encuentran combatientes que hasta sin inmolan para alcanzar el Paraíso prometido, estos suben los sueldos de los soldados y les dotan de tecnología punta para ser invulnerables. ¿Qué ocurrirá si aquellos consiguen también esa tecnología? Piensen, señores piensen.


Publicado por Lanzas @ 18:43
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios