Jueves, 19 de enero de 2006
Nerón se fugó del Colegio

Imagen



Cuando empezamos el curso sexto de Bachillerato, nos tocó el hermano “Nerón” en Física y como ya estábamos algunos confabulados en hacerle la vida imposible y protestar cualquier atropello de la otra física que pudiera pensar en darnos.
Él parece que estaba alertado y no se levantaba apenas del sitio y cuando alguien hablaba saltaba:
- Copia un millón de veces “No hablaré en clase sin permiso”
- Pero hermano, que un millón de veces no puedo.
- Bueno quinientas veces y ya está

Otro día, al reírse algún desprevenido:
- Copia dos millones de veces: “ No me reiré nunca de mis profesores”
Y al salir le decía: Bueno, doscientas veces para mañana.
Y de pronto un día no apareció más por el Colegio o al menos no le vimos más.
Extrañados y en parte, como estábamos terminando los estudios y algunos juramos vengarnos como le viéramos por la calle, empezamos a preguntar por él y las respuestas eran muy confusas:
- Se ha ido al noviciado a hacer cursillos.
O esto otro:
- Se ha cambiado de Colegio- pero no nos decían a cual.
Hasta que un día saltó la sorpresa. Le habían visto de paisano, sin sotana, en otra ciudad bastante lejos de la nuestra. Nos lo contó uno que había ido de excursión.
-Iba con una mujer del brazo y era él, os lo juro.
Parecía surrealista, ¿cómo era posible que el hermano “Nerón”, pretor de la ortodoxia, azote de herejes y de cristianos descarriados, pudiera haber cometido tal dislate?. No parecía posible.
Teníamos que cerciorarnos si era cierto lo que nos decía el compañero y escribimos a algunos amigos que teníamos en aquella localidad y que se enteraran de lo que ocurría con el tal antiguo hermano de nuestro colegio.
Al fin un gran amigo del “Vise”, compañero de otras andanzas, nos contestó. Era cierto el tal “Nerón” se había afincado en aquel lugar como librero y tenía una tienda de compra y venta de libros para estudiantes y parece se había unido a una mujer que antes había sido monja. ¡Así estaban las cosas!.
Yo creo sinceramente, que al prohibirle el pegar y sólo tener que mandar copias, se amargó y se retiró a mejor vida.


Publicado por interazul @ 20:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios